Blog

12/03/2019

Pablo Grueso “En Tecnofor hemos creado una propuesta de valor que se reconoce, que el mercado entiende”

¿Cómo ha sido el 2018 para Tecnofor?

2018 ha sido el año de la consolidación del modelo de Tecnofor. Algunas métricas clásicas del management empresarial te dirían que hemos crecido un 37% en número de profesionales, y en facturación hemos subido un 31%. Y estas cifras ya son alucinantes para una empresa con 14 años de andadura.

Desde el año 2014, año en el que asumí la dirección general, hasta el año 2017, estuvimos probando distintas cosas hasta crear nuestro modelo Tecnofor, nuestro propio enfoque.

Hemos creado una propuesta de valor que se entiende, que el mercado reconoce, nuestra propia imagen. No somos especialmente disruptivos, pero si tenemos nuestra propia forma de hacer las cosas.  El mercado nos identifica, nos busca y nos valora por ello, saben a qué jugamos.

¿Se debe solo al modelo?

Personalmente, y esto es una opinión muy personal, yo creo que es realmente imposible saber cuáles son las causas. ¿qué nos ha traído a una determinada circunstancia? Las causas son siempre múltiples y no sabes realmente cuales han pesado más.

Es evidente que el modelo si es responsable, pero tiene varios factores, por una parte, está la construcción de la oferta, su comunicación; pero una parte importante del modelo es la selección del personal.

Sigo participando directamente en la selección del personal, y suelo estar en las entrevistas. Para mí son fundamentales las personas con las que quiero trabajar.

¿Cómo consigues retener el talento?

Me resulta aberrante el concepto “retener el talento”. Lo que tenemos en Tecnofor es un discurso distinto. En todos los sitios te dirán las mismas frases: El empleado es lo más importante, nos vamos a interesar en ti más que como mero empleado, no eres solo un número… Pero ¿Lo llevan a la acción? ¿Lo demuestran? ¿Cuántas veces te va a preguntar el CEO por tu salud y como está tu estado de ánimo? ¿Y si lo que haces cumple con tus expectativas profesionales, y si estás aprendiendo cosas que te gusten y te motiven? Eso no pasa en todas partes.

Tenemos un discurso muy transparente. No retenemos a nadie. De hecho, animo a la gente a que estén abiertos en el mercado. Quédate con nosotros si realmente es donde quieres estar. ¿Te gusta estar aquí? Quédate; sino te ayudamos a irte. Eso sí, no nos dejes tirados. Siempre acordaremos un plan de salida ordenado que nos permita seguir prestando nuestros servicios, pero te lo pondremos muy fácil.

Además, tratamos a las personas de manera distinta. Cada persona es diferente. Lo que necesita cada compañero es distinto. Uno necesita tiempo disponible para estar con su hijo recién nacido, otro compañero necesita teletrabajar, otra persona quiere desarrollarse profesionalmente y hacer un máster… ¿Tienes una política que a todo el mundo le das un máster? No, porque a otro compañero puede suponerle una molestia. Es tratar a cada persona de manera individualizada y pasando de matrices y marcos. Más que retener el talento yo lo llamaría cuidar al talento: Talent Care

¿Qué diferencia a Tecnofor frente a otras empresas del sector?

Yo hablaría de la decepción del cliente: tenemos una tasa de decepción del cliente bajísima. Es algo que me parece muy difícil de alcanzar, sobre todo en servicios tan intangibles como los nuestros.

En Tecnofor lo que se lleva haciendo muy bien durante muchos años es dedicarle mucho tiempo y esfuerzo a la preventa. A ayudar al cliente a entender el alcance de lo que está comprando y si va a ayudarle a alcanzar sus expectativas. Toda esa inversión aguas arriba hace que no tengamos problemas en el delivery. Y por supuesto, no escatimar nunca en entregar lo que se ha acordado.

Intento trasladar eso a todas las personas de Tecnofor. Que le hablen tan claro al cliente como suelo hacerlo yo. Al final yo no me ando con rodeos. Doy mi opinión de una forma transparente y directa. Soy muy conocido en el sector por ello (Risas).

Es una forma de comunicación que nos podemos permitir gracias a la falta de presión. Si vas a una reunión pensando “Necesito este proyecto sí o sí, para mis objetivos, para mi bonus…” le entregas al cliente lo que pida, como si te lo pide pintado de verde o con un lacito.

Porque la presión te obliga a ello. Los profesionales que toman decisiones bajo presión no son malos profesionales, sino que están bajo unos contextos o circunstancias determinados que les hace tomar esas decisiones por la presión de los resultados. Aquí no tenemos esas presiones porque soy socio único y a mí no me aprieta nadie para cerrar operaciones, y cuando estás metido en el día a día de la empresa, como trabaja la gente, todo se ve distinto.

¿Un reto para 2019?

Mi reto realmente es seguir creciendo, al ritmo que los clientes se sientan cómodos y sigan confiando en nosotros, sin perder nuestro modelo. Ese sería mi límite al crecimiento, que ya no fuese sostenible.

Es decir, ¿puedo encontrar 30 personas que tengan una visión lo suficientemente parecida a la mía? Sin duda. ¿Puedo encontrar 50 personas? Seguro. Pero ¿puedo encontrar 1.000 personas alineadas con mi visión y forma de hacer las cosas? Lo dudo, sinceramente.

¿Un titular para 2019?

No lo sé, no creo en la adivinación. Creo que darte un titular sería ir en contra de mis principios. Yo diría que… te lo digo el año que viene (Risas)

Artículos, Noticias , , , , , , , , , ,